Torteros iban como avión, pero quedaron en “panne” en el peor momento

(Por Marco Llano M)

Ni albos, ni azules, ni cruzados. El unico equipo que Curico aún no puede ganarle por partidos oficiales es Union Española, y este domingo la maldición, aunque estuvo cerca de cortarse, se alargó.

En la “Catedral” del fútbol chileno los del Pillo se presentaban tras un triunfo casi de “Dope” ante O’Higgins, cuya modificacion con respecto a aquello fue Diaz por Opazo, y se enfocaban en neutralizar a un equipo que se caracterizaba por tener un planteamiento lleno de contrastes. Los de Palermo tenian el poder goleador de Tobias Figueroa, y el trabajo constante por las bandas del experimentado Sebastian Jaime y el escurridizo (intenten no llorar) Gary Tello (lloren), pero tenian una defensa poco solida y “la mujer barbuda” en el arco (Diego Sanchez).

En el primer tiempo se vieron 2 fuerzas parejas, donde los tiros de larga distancia calentaban los guantes de Sánchez y Deschamps, el desequilibrio llegó a los 14′ cuando los nervios le pasaron la cuenta a Kennet Lara, el pichideguano fue facilmente desbordado por Sebastián Jaime quien remata cruzado y esquinado, panaderos arriba 1-0.

La paridad, a los 28, llegó tras una jugada prefabricada entre Zuñiga y Gauna, tras el remate de este ultimo Diego Sanchez siendo Diego Sánchez da rebote dejandole servida la pelota a Gabriel Vargas, el goleador no perdona, 1-1.

El partido seguia su curso con jugadas en los 2 arcos, mientras Tello y Poblete hacian daño encontrando soberbias reacciones de Deschamps, en el otro arco la enésima salida en falso de Sánchez tras un centro de Bandiera encontraba el contrarremate de Ricky Blanco, que besaba el horizontal.

Pero faltando 20 minutos y con el albirrojo adelantando las lineas, llego el desequilibrio pero a favor de los coloniales, cuando un centro preciso de Israel Poblete encontró la cabeza del Granadero cordobés Tobías Figueroa, superando la marca de un irreconocible Dani Franco. 2-1, y un golpe animico fuerte para los franjeados, que no tenia en la banca la solución, ya que ni el Pitufo Espinosa ni el Lobo Quiroga entraron prendidos. El Cansancio, la ansiedad, y los errores no forzados pusieron la lápida.

Curicó vuelve a tener farolillo naranjo, a 2 puntos del descenso, y con el mismo dilema de siempre, se gana jugando mal y se pierde jugando bien. Deberán defender la casa ante el prendido Everton en la fecha 25.

A menos que la Conmebol no le deje pasar su carencia de rama de fútbol femenino, los de Plaza Chacabuco estan en zona de clasificación a Sudamericana, peleando esa chance con Huachipato.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *