Ñublense Elimina a Curico y Avanza en Copa Chile

La Banda Sangre se relajó mas de la cuenta y a Ñublense le salió todo lo que no pudo conseguir en su feudo, ganó con justicia y forzó los penales donde fue mas preciso.

Con una lluvia no tan intensa pero lo suficiente como hacer que los futbolistas patinen mas que jugador de la NHL (y eso que a esa misma hora en USA jugaban la final), los del “Chicho” García agarraron la iniciativa e inquietaron el arco de Santelices, siendo Ibáñez y Valdivia los jugadores mas peligrosos. Los franjeados tambien tenian lo suyo con las proyecciones de García y Bustamante. El pleito estaba para cualquiera y aunque el tortero estaba mas errático, logró abrir la cuenta a los 33 de un corner cabeceado por Mario Parra, 5 minutos despues, el Rojo responde tras un pase de Ibañez que conecta Pérez, 1-1 al descanso.

Antes del primer minuto del complemento, los Chillanejos buscaron pillar dormida a una floja defensa curicana, lo que fue nuevamente capitalizado por Sebastián Pérez, linarense y con pasado en Rangers, era lógico que festejara el gol con todo en la cara de las mas de 2000 almas curicanas en pena, que recriminaban al DT prescindir de varios estelares para afrontar esta llave, pues la ausencia, por ejemplo, de Gabriel Vargas, hizo que Quiroga fuera inexistente durante los 180 minutos, ante la aglutinada marca de los centrales rojos.

Ñublense tuvo claras chances de llegar al tercero, mientras los locales no tenían argumentos futbolisticos para siquiera rasguñar la retaguardia visitante, los penales eran inevitables y cuando se llega a esta instancia para dirimir el ganador de la llave, fue el heroe del domingo Pasado, Bustamante, que cuan Plot Twist terminó siendo el villano de la pelicula, tras regalar su cobro ante el experimentado Miguel Jimenez que paro su debil Remate, la suerte tambien jugo a favor de los ñublinos cuando el “Chofa” Opazo estrelló su remate en el vertical izquierdo.

Amargo final de semestre para Dalcio Giovagnoli, que a pesar de terminar en una cómoda posición en Liga, perder el clasicó lo dejó en una situación incómoda ante la exigente hinchada que incluso le pidió la renuncia, mientras los Longaniceros, irregulares en la Primera B, festejaron su justa clasificación con mucha efusividad, siendo replicada por los 200 hinchas que presenciaron la hazaña, rompiendo 5 años de sequia de triunfos en el llamado “Clasico del Odio” forjado en los potreros del fútbol nacional.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*