El Baúl Llanero Presenta: “El Sr. del Maletín”, un cuento que se forjó en Talca y El Cobre

Por Marco Llano M.

La Últimas Fechas de un campeonato siempre han sido intrigantes y emocionantes, pero no exento de sufrimiento y lágrimas, jugadores de equipos involucrados para buscar ser campeón, clasificar a Libertadores, ascender a Primera, o evitar el descenso, se ponen bajo una presión importante, sabiendo que deben ganar o ganar, pero aunque no lo crean, también lo están aquellos equipos llegan a la última jornada sin chances de descender o rascar el ultimo boleto a Sudamericana, o bien llegar ya descendido anticipadamente.

Y es ahí cuando se llega a un dilema para el futbolista que milita en esos clubes que no tienen nada que perder, porque si llegas descendido o no descendido ni clasificado, y te enfrentas a alguien que se juega el título de campeón, no puedes ni ganar o perder, no puedes ser el Bayern o ser el Tricolor de Paine, porque si ganas, tu rival te saca en cara de que “No puedes ganar justo ahora cuando nunca lo hiciste en el resto de campeonato” y si pierdes sin ofrecer ninguna resistencia, aquel equipo que disputa el objetivo contra tu rival, te acusa simplemente que te bajaste los pantalones, y si te golean, es una agravante. En ambos casos, el equipo que sale perjudicado por tus acciones, dice que tu careces de el mayor valor indispensable para cualquier futbolista: “DEPORTIVIDAD”

Y es ahi donde aparece un mito, un cuento, un ser creado por la prensa nacional, para personificar estos actos, un supuesto señor ofreciéndole a ese club que no se pelea nada lo que hay dentro de un “maletín”, a cambio de hacer algo que beneficie a otro club que depende de lo que haga en la cancha.

Y Como se forjó esta infame costumbre de dudar de la deportividad de ciertos futbolistas??? Hay que remontarnos a la Liga Chilena de 1994. Última Fecha, habían dos equipos ya descendidos. Rangers de Talca y Cobresal. Ambos que venian de ascender de la B 93, hicieron una horrible campaña, los atacameños ganaron solo tres de 30 partidos sumando 15 puntos, los mismos que sumaron los piducanos aunque con solo dos triunfos y más empates. Para muchos forofos rojinegros, ese fue el peor Rangers de la historia, al menos jugando en Primera División, si con ese dato estadístico dice mucho, lo que pasó en esa última fecha terminó con hacer ese 1994 una temporada que nadie se atreva a recordar.

En la última fecha, en un casi vacío Fiscal, con apenas 556 rojinegros en las viejas graderias del reducto de Alameda, El infame equipo dirigido por Antonio Vargas recibió a un hiperurgido Palestino. Los árabes estaban en puestos de Promoción, un punto por debajo de La Serena y Coquimbo, y cinco goles por debajo de ambos en el averaje.

Tal como se esperaba, los rojinegros jugaban horriblemente mal y los goles árabes no tardaban en llegar, pero los talquinos notaban que los jugadores eran aun mas horribles que de costumbre, no hacian ni un minimo esfuerzo por ofrecer resistencia. Palestino necesitaba golear por mas de seis goles, y la tarea titanica era mas facil como se pensaba, pues los bloopers piducanos se multiplicaban. Como terminó el partido???: 1-7 a favor de los baisanos, Coquimbo y La Serena empataban sus partidos y la diferencia de goles ponía a los por entonces tricolores por encima de ambos, salvándose de caer, siendo los piratas los que, por goles convertidos, tuvieron que jugarse la permanencia, visiblemente emputados, y fue el DT aurinegro Jose Sulantay quien soltó las sospechas “Me dijeron Unos Directores dejaron un maletin con plata en un arbol a la entrada del estadio de Talca”

Afortunadamente todo quedo en nada porque Coquimbo salvó la categoría venciendo a Colchagua en la promoción.

Pero quienes quedaron para el gato fueron los talquinos: “Verguenza” “Ridículo” “Una Mancha Imborrable” fueron los epitetos que el fallecido diario El Centro dedicó al horrible cotejo, varios futbolistas fueron acusados, un hecho que les costo muchos años sacarse de encima.

En esa misma fecha, pero en El Cobre, el otro equipo descendido, le tocaba nada menos que recibir nada menos que a la U, esa U del Lulo Socias que peleaba palmo a palmo el titulo a la UC, esa U que buscaba volver a lo mas alto del torneo tras 25 años. Se Pensaba tramite facil, sin embargo los albinaranjas, sorpresivamente y como nunca lo han hecho, fueron claros dominadores del partido y partieron ganando, aquello despertó las sospechas de los azules, pues con ese resultado le daba el titulo a la Catolica. Menos mal que Salvador Imperatore cobró ese dudoso penal a Salas que el Pato Mardones convirtio en gol, porque de lo contrario los jugadores nortinos quedaban igual de manchados que los ranguerinos, la U lograba terminar la sequia, pero lo de Cobresal dió para pensar mucho.

Todos estos hechos hicieron que la historia del Hombre del Maletin se consolidara cada vez que hay un cierre de campeonato, ejemplos hay muchos, como aquel Arica-Católica del 2013 con esa grosera cuña de Michael Rios contra los “Bravos” que, segun el, parecian el Barcelona, aun estando descendidos. O cuando los propios jugadores de Rangers, ese mismo año, admitieron recibir incentivos para evitar que O’Higgins diera la vuelta olimpica en su casa.

No hay una cosa mas triste para un futbolista de que duden bastante de tu deportividad, de tu honestidad, de tu reputacion, dejarte perder, o ganar por unas lucas extras de otros.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*