Bien por Curicó: A 60 años del título del Luis Cruz Martínez en Copa Chile (Por Rafael Andaur Marin)

El pasado viernes 20 de mayo, se conmemoró la hazaña conseguida por el “Ele U” en 1962, cuando tras vencer a U. Católica consiguió el primer título profesional de un club curicano. Te contamos más sobre esta jornada legendaria en el Estadio Independencia.

Por Rafael Andaur Marín*
@elcurinosevende

“Bien por Curicó. Campaña del Luis Cruz valioso y oportuno estímulo para un club y una ciudad”, comenzaba señalando la nota donde el periodista Julio Martínez, para Revista Estadio, daba cuenta de la sorpresa del club curicano que, tras vencer 2-1 a Universidad Católica en el Estadio Independencia, se tituló campeón de la Copa Chile, denominada en aquella ocasión Torneo de Preparación.

El Deportivo Luis Cruz Martínez de Curicó, institución decana del fútbol curicano y fundada el 14 de octubre de 1905, con un plantel formado hace apenas un par de meses y recién aceptado para su debut en el Ascenso, daba el golpe venciendo al campeón vigente, a apenas diez días del inicio del Mundial de 1962.

Pese a no ser el club más ganador de la competencia local, el “Ele U” –cuyo nombre rinde honor al héroe local, al teniente Luis Cruz Martínez- era una institución con historia, querida, respetada y popular entre la comunidad de la ciudad, de entonces 30 mil habitantes. “Los jugadores del Luis Cruz eran jugadores de raigambre totalmente popular, provenientes de las distintas poblaciones. La gente se identificaba más con este club y reconocía a sus jugadores principalmente por sus motes”, relataba en 2008 Jacinto Valenzuela, alcalde de la ciudad en el período 1960-1963 y primer vicepresidente del club durante 1962.

El camino a la final

El Luis Cruz Martínez fue aceptado en la Segunda División el 6 de febrero de 1962, comenzando de inmediato la batalla contra el tiempo para armar el plantel, comandado por el técnico paraguayo Ovidio Casartelli. Entre las figuras, destacaban el portero rancagüino Carlos Bustos; Bernardo Leyton con su potente remate; y el argentino y ex campeón con U. Católica, Juan Antonio Baum.

Previo a su debut oficial en el Torneo de Preparación, el Luis Cruz acumulaba en duelos amistosos un triunfo ante Magallanes (4-0); una derrota ante Colo Colo (1-0), que contaba con Enrique “Cua Cua” Hormazábal, Francisco “Chamaco” Valdés y el curicano Luis Hernán Álvarez, quien marcó el gol del triunfo; y un empate ante la Universidad Católica (1-1). Pese a ser un plantel conformado contra el tiempo, los dirigidos del “paragua” Casartelli mostraban un buen nivel de juego y, particularmente, una gran cohesión en el fondo, con sus defensores Ribo, Calderón, Verdugo, Farías y Faúndez.

“Yo gritaba ‘Ele U’ y la gente respondía ‘Luis Cruz’. Lo hacíamos tres veces. Ese era nuestro grito de guerra. Me ponía un gorro y andaba con una bandera al hombro, y también me disfrazaba de lo que fuera”, contaba en 2008 Sergio “Canilla” González, el jefe de barra del club.

El debut en el Torneo fue el domingo 15 de abril, cuando más de 600 curicanas y curicanos viajaron a Linares para ver el triunfo 3-1 en el debut ante Provincial Linares, con cientos de hinchas viajando en tren a un valor de un escudo por el ticket ida y regreso. Con una gran actuación de “Juanito” Baum, el “Ele U” fue recibido con una fiesta en la plaza de armas de Curicó.

Al domingo siguiente y por el paso a los cuartos de final, tras empatar sin goles ante Ñublense en los noventa minutos, el Luis Cruz avanzó tras derrotar 3-2 en penales a los chillanejos, siendo la figura Leyton al marcar sus tres lanzamientos. El “Negro” Leyton –ex Audax Italiano- sería clave en la ruta al título, jugando los cinco partidos y aportando tres goles más de jugada. “Era un jugadorazo. Tenía un pie chico, así que se encargaba de todos los penales y tiros libres. Se parecía mucho a Leonel Sánchez, porque tenía una muy buena dirección y era zurdo”, recuerda el jugador curicano de aquel plantel, Luis Farías.

Luego, el cuadro azul y blanco avanzaría a semifinales, tras vencer el 29 de abril por 2-0 a Unión Española, con goles en tiempo suplementario de Leyton y del rancagüino Mario Riquelme. Posteriormente, en la semifinal y en un duelo de Decanos, el Luis Cruz derrotaría 1-0 a Santiago Wanderers, gracias a un gol del puntero derecho Héctor “Chico” Guajardo que hizo encender las antorchas de los hinchas en el estadio La Granja.

¡Luis Cruz campeón!

Tal fue la locura generada por el debutante Luis Cruz Martínez, que el domingo 20 de mayo, los doce carros del tren especial que salió a las 10 de la mañana desde Curicó se repletaron, lo que obligó a añadir dos más en San Fernando. En total, entre quienes viajaron en ferrocarril, bus o por sus propios medios, fueron unos dos mil curicanos y curicanas quienes llegaron al Estadio Independencia; en tanto, el “Canilla” González y compañía regalaron más de 800 tortas curicanas entre los asistentes, entre ellos, al seleccionador Fernando Riera, además de saludar al plantel chileno y de otros países, que se aprestaban para el debut mundialista.

En la cancha, el “Paragua” Casartelli puso una muralla defensiva. Tras apenas dos llegadas al arco universitario, un lanzamiento de distancia del volante Hernán Verdugo, fue controlado a medias por el portero Francisco Fernández, decretando a los 29 minutos la apertura del marcador.

Tras el descanso, la UC -que en ese partido no contó con sus seleccionados Alberto Fouillioux ni Marco Tobar- salió con todo en busca del empate, que llegó a los 57’ mediante lanzamiento penal convertido por Ibáñez. Pero el empate duraría poco, pues dos minutos después el delantero Mario Riquelme anotaría el definitivo 2 a 1 para el Luis Cruz.

Un partido que también contó con la viveza del “Cabezón” Bustos. “Era un jugador muy inteligente. En esa final sacó un balón desde dentro del arco; había sido un gol desde fuera del área, pero se tiró y la sacó con un manotazo. Yo estaba ahí, la pelota había entrado medio metro pero el árbitro no se había dado cuenta. En ese mismo instante, empezó a gritarnos: ‘sigan, sigan’. Otro portero se hubiese quedado parado, pero él era muy vivo”, recuerda Manuel Ribó, capitán de Luis Cruz y ex campeón con Grees Cross en el Torneo de Ascenso 1960.

Tras el pitazo de Sergio Bustamante, se desató el delirio y euforia de los más de dos mil hinchas que llegaron hasta el recinto capitalino. Por primera vez un club curicano era campeón de un torneo de fútbol profesional, logro que recién 46 años más tarde, alcanzaría Curicó Unido tras titularse campeón del torneo de Primera B.

En su nota para Revista Estadio, Julio Martínez –quien firmaba como Jumar- elogió la serenidad de los visitantes, en contraste con el nerviosismo de los locales. “¿Qué hubiese ocurrido si gana Universidad Católica? Nada especial. Para el cuadro estudiantil todo no habría pasado más allá de un halago. En cambio, la victoria curicana provocó la algarabía de dos mil visitantes, que coparon el atardecer de Independencia con sus cartelones, sus gritos, su vuelta olímpica y la Canción Nacional entonada a todo pulmón. ¡Bien por el Luis Cruz Martínez! ¡Bien por el fútbol provinciano! ¡Bien por Curicó!”, escribiría.

Desde Santiago, el tren especial salió cerca de las 20 horas, para arribar a Curicó cerca de la medianoche. Pese a la hora, el pueblo enfiló rumbo a la Estación para esperar su llegada. “La delegación andaba en un bus especial, y se contactó para que llegara primero el tren y luego los jugadores. En cuanto llegó el automotor, desde la estación se improvisó un desfile hasta la Plaza de Armas. Eran miles de curicanos caminando detrás de los jugadores; además, la banda del Regimiento encabezó el desfile, que terminó en el Quiosco de la plaza. Fue un recibimiento espectacular, con aplausos, risas, abrazos, fuegos artificiales. Fue memorable”, recuerda el entonces periodista de Radio Deportes Condell, Juan Osvaldo Farías, recientemente fallecido y durante décadas voz oficial en el Estadio La Granja.

De vuelta a Curicó, “Canilla” González era invitado -como jefe de barra- al banquete en honor al plantel. “Desperté como a las cuatro de la mañana dentro de un bar, que era bien elegante y arriba de las pajas que protegían las botellas de vino. No podía salir porque estaba con candado, así que me quedé a dormir ahí y al otro día, a eso de las 10 de la mañana, llegó el concesionario. Se puso a reír y tomamos otra copa, había que festejar bien: salir campeón no es cosa de todos los días”, cuenta. Se trató de un triunfo no solo curicano, sino de todos los clubes provincianos ante una prensa centralista, como hasta nuestros días.

Ese 20 de mayo de 1962 está en la historia curicana, la del gran triunfo de un club con sentido de cooperativo y comunitario, financiado con rifas, bingos, recolección de cachureos, alcancías en la plaza; ese que llenó decenas de jornadas el estadio La Granja; el que disfrutó con las “copuchas”, espectáculos artísticos y humorísticos animados por los hinchas; ese que luego daría vida a los “Clásicos de la Amistad”, jornadas de fraternidad memorables junto a la hinchada de San Antonio Unido.

Fue la hazaña de un club popular para Curicó y su gente.

Ficha Técnica. Final del Torneo de Preparación 1962

Domingo 20 de mayo de 1962

Estadio: Independencia

Público: 7.104 espectadores / Socios UC: 717 – Socios LC: 672

Recaudación: E° 3.680,30

Árbitro: Sergio Bustamante

Universidad Católica (1): Fernández; Sullivan, Barrientos y Jorquera; Rivera y Olivares; Ibáñez, Nackwacki, Soto, Triguilli y Ramírez. DT: Miguel Mocciola

Luis Cruz (2): Bustos; Calderón, Faúndez y Farías; Verdugo y Ribó; Guajardo, Leyton, Baum, Hurtado y Riquelme. DT: Ovidio Casartelli

Goles: 29’, Verdugo (LC); 56’, de penal, Ibáñez (UC); 58’, Riquelme (LC).

*Periodista curicano, socio de ASIFUCH, autor de la investigación: “Fútbol regional e identidad: el caso del Deportivo Luis Cruz Martínez (1962-1966)”. Se encuentra trabajando en la publicación de esta historia en formato libro para el segundo semestre de 2022.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*