El Baúl Llanero Presenta: La Selección Olimpica de ¿Talcahuano? en Helsinki 1952

0

Por Marco Llano M.

Finlandia se preparaba para recibir los segundos Juegos Olímpicos tras la Segunda Guerra Mundial, y Chile apostaba alto con una delegación de 59 atletas, y nos fue bien, ganamos dos platas, ambas en Equitación, Oscar Cristi logro el segundo puesto en salto individual y repitió la plateada en Equipos junto a Ricardo Echeverría y Cesar Mendoza. Pero lo interesante de la delegación chilena fue el equipo de fútbol.

Contextualicemos, Los principios del “espíritu olímpico” indican estrictamente que las delegaciones deben ser Amateurs. Sin embargo, tras la 2GM, la profesionalización del balompié a nivel mundial provocó que las selecciones se vieran impedidas de ir con lo mejor de si a la cita de los cinco anillos. Antes de la guerra y la invención del Mundial de Fútbol, los JJOO eran prácticamente un mundial más (ese explica por qué Uruguay sería Tetracampeón mundial), pero a partir de los juegos de Londres 1948, los planteles eran conformados principalmente por juveniles o de clubes insignificantes, pero no faltaban los tramposos.

El Bloque Soviético, es decir, la URSS y los paises gobernados por perkines de la URSS (Hungria, Checoslovaquia, Polonia, La Otra Alemania, etc.) si fueron con lo mejor que tenían, porque los futbolistas profesionales de sus respectivas ligas eran considerados como “Trabajadores Estatales”, los gobiernos pagaban suculentamente a los seleccionados. De hecho, en estos juegos del que vamos a hablar, los de Helsinki 52, el oro se lo llevaron los “Magiares Mágicos” de Hungría, Puskas, Kocsis, Czibor, etc, esos mismos que casi fueron campeones del mundo dos años mas tarde en Suiza 54.

Anexo:Fútbol en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952 - Wikipedia, la  enciclopedia libre

Como no existian los “preolímpicos”, los países que participaron del fútbol olímpico recibieron invitaciones, como Chile, a pesar de que nuestra liga ya era profesional, y sabiendo que no podíamos contar con los que fueron al mundial del 50. Pero ojo a este dato que es muy crucial, por esos años la Primera División era totalmente centralizada, o sea, sobreconcentrada en Santiago, salvo Wanderers y Everton que se incorporaron en 1944 como los primeros clubes profesionales no capitalinos y que anteriormente jugaban en la liga regional porteña.

Debido a esto y de manera paralela, en Concepción crearon su propia liga, allá por 1949, a pesar de que era amateur y no reconocida, el Campeonato Regional penquista le dió el impulso para el desarrollo del balompié en la Octava, de ese lote salieron clubes impulsados mayoritariamente por trabajadores de las diferentes empresas de la zona, como Fernández Vial, Huachipato, Minas Lota, Deportes Schwager (estos dos ultimos se fusionaron en lo que hoy conocemos como Lota Schwager), Marcos Serrano de Tomé, Fanaloza (ejem, Lozapenco), San Vicente, Coquimbo Crav, Universitario de Concepción , y el principal protagonista de esta historia: Naval de Talcahuano.

Naval - Los Regionales

El equipo que por entonces controlaba la Armada, desde que se inventó el Campeonato Regional, ha impuesto un dominio enorme en la liga, siendo campeon en las primeras seis ediciones con una ventaja considerable sobre sus competidores. Además, los marinos ganaban en varios amistosos a los clubes profesionales capitalinos.

El poderío gigantesco del club chorero convenció a la federacion chilena para que se le ocurra la idea que la mayoría de los integrantes de la selección olímpica fueran jugadores de Naval. De los 16 integrantes, 10 eran navalinos, entre los que destacaban Manuel Roa, Ruben Gonzalez, Arturo Nourdin, Domingo Pillado y José Bravo entre otros, todos ellos más que futbolistas eran militares, infantes de marina. Los “intrusos” del plantel chileno eran uno que jugaba en Lota, Irineo Jara, un muchacho de Iquique llamado Domingo Massaro, y cuatro juveniles sin contrato de la Liga Profesional, el colocolino Julio Vial, y los cruzados Sergio Litvak, Fernando Jara y Jaime Vasquez. Todos bajo la dirección técnica del entrenador de la seleccion adulta chilena, Luis Tirado, asistido por el Navalino Amadeo Silva. El viaje a Escandinavia fue financiado con una “vaquita” hecha por los clubes profesionales del torneo profesional chileno, un millón de pesos de la época recolectaron.

El torneo olimpico era a eliminación directa, y el rival de la Roja de los “marinos” era Egipto. fue un partidazo con 9 goles, lamentablemente perdimos 4-5 ante los faraones, Debut y Despedida. Cuenta un sobreviviente del plantel, Arturo Nourdin, en una nota al Diario Concepción, que la derrota fue toda culpa del DT Tirado, porque alineo en la oncena titular a los seis no navalinos, y el equipo nunca se acopló, los Faraones eran un rival facil, y aun así el rejuntado nacional no pudo superarlos.

A pesar del fracaso y el desaire en tierras finlandesas, el hecho es considerado motivo de máximo orgullo para el cuadro marino. “El Nombre que fue Chile” fue el eslogan que se autoproclamó la institución chorera, aunque Tirado no lo vió asi en su momento.

Naval siguió compitiendo en el campeonato regional hasta 1967 (año en que desaparece el torneo), asi fue cuando junto con Lota Schwager, Huachipato, y el recientemente creado Deportes Concepción, fueron enrolados en el futbol rentado nacional, en pleno proceso de expansión hacia todo el país que desde fines de los 50 buscaba descentralizar el fútbol chileno. Fernandez Vial se incorporó recien en los 80, haciendo la vuelta larga desde Tercera División, porque no queria ascender por “cortesia” como lo hicieron los navalinos.

Despues vendrian las múltiples calamidades a partir de los 90, cuando la Armada disuelve Naval, y la refundación, y desafiliacion, y vuelto a revivir y morir, etc. Hoy Naval, que supo ser el equipo mas poderoso del sur de Chile, esta desterrado del futbol profesional y amateur, fruto de nefastas administraciones. El Orgullo de un puerto y de una región, que ademas de formar parte de unos juegos olímpicos, llegó a jugar partidos amistosos incluso con el Santos de Pelé en El Morro, hoy juega un partido silencioso, que tiene un rival aun más duro que los egipcios hace 69 años, ese rival es se llama Olvido.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *