Se puede caminar y comer chicle a la vez (no en nuestro caso, claro está)

0

El clásico “mal de los equipos chicos cuando disputan torneos internacionales” se asentó en La Granja. En medio de su llave ante Cerro Porteño, a Curicó Unido le tocó recibir entremedio a la U, que después de años de irregularidades al fin se va reennrielándose. Era un poco menor el interés por el partido que tuvo menos público local que en partidos anteriores, unos 4700 espectadores, más los 400 azules que la Delegación Provincial autorizó.

Para este partido Muñoz optó por dosificar el plantel y puso desde el primer minuto a dos canteranos con poco rodaje, Ortiz y Bustamante. Mientras tanto Pellegrino si bien no hizo mayor cambio de nombres salvo el de Andia por el lesionado Gómez, reajustó su linea ofensiva y de un 4-3-3 pasó a un 4-2-2-2 con Poblete y Osorio como aleros.

En los primeros minutos el equipo visitante impuso sus términos y se vino con todo al arco local, casi todas las chances cayeron sobre el pórtico de Cerda, el mediocampo azul se vió superior en todo momento, y entre Guerra y Fernández inquietaron en todo momento. Incluso hubo un curioso momento cuando a los 15 a Augusto Barrios le anulaban un terrible autogol por mano previa del “Kun”.

Curicó nunca reaccionó, con sus delanteros y volantes jugando a un bajo nivel, sobretodo el joven Bustamante que en todo momento fue superado por el tambien novel marcador azul Jose Castro, por eso no hubo mucha accion en el pórtico de Campos. Al contrario, incluso regalaban chances clarisimas al rival, como un grosero error de Ortiz que Leandro Fernandez desperdicia debajo del arco. La revancha para el santafecino llegaria al 42 cuando tras una jugada de “Tic Tac Toe” de entre Poblete y Mateos, el ex Independiente define al segundo palo y logra el merecido 1-0. Curicó intentó reaccionar tras el gol con una bomba de Nadruz que Campos contiene soberbiamente.

En el segundo tiempo, Muñoz castiga el mediocre desempeño de Ortiz y Bustamante reemplazandolos por Sandoval y Castro, afrontando el segundo tiempo con su “once de gala”, presionando fuerte sobre la ultima linea azul pero dejando espacios que los atacantes rivales aprovechaban. Al 61 una patriada de Jose Castro que descarga para Federico Mateos, que clava un misil imposible para Cerda, el ex Ñublense, que lleva años “padreando” en La Granja, coronaba otra noche imponiendo pesadillas a los torteros.

Y había más, al 70 Nico Guerra, que en todo momento se mostró diezmado físicamente, aun asi hizo un partidazo y coronó con un disparo potente al ángulo, sentenciando un partido de esos casi perfectos que hace años no se le veía al “Chuncho”. El descuento a los 80 de Coelho, al rebote de un tiro al palo Fritz, solo sirvió para maquillar el resultado.

El dato es que la U sumo su primer “Tres triunfos al hilo” en tres años, y se mete como co-lider momentáneo del torneo, y el albirrojo que de cara a la revancha del partido con Cerro Porteño, se complica en el torneo nacional, demostrando que no tiene plantel para rendir en dos torneos a la vez.

MEDALLANO

Oro: Federico Mateos: Si ya acumulamos cuatro años sin vencer a Ñublense, hay mucho mérito de él
Plata: Nicolas Guerra: acalambrado y todo hizo sufrir a la linea defensiva local
Bronce: Agustin Nadruz: La remó sólo en mediocampo, gran esfuerzo para evitar que el papelón fuera mayor
Lata: Yonathan Andía: Pegó mas que jugó, el Cachorro jugo fuera de foco y por eso Pellegrino lo sentó al 45
Cartón: Cristian Bustamante: Muchos pedian la cabeza de Damián solo por no citarlo, finalmente le dio la oportunidad y simplemente la titularidad quedó por lo menos 4 tallas mas grande
Plomo: Felipe Ortiz: Brutal diferencia entre Sandoval y su capacidad de dirigir la ofensiva, del Fipe que genero chances… para el otro lado

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *