Hace un par de meses todo era descontrol, temor a lo peor, llamados a rebeldía y golpes de estado, pero por sobretodo voces que llamaban a destruir las convicciones. Hoy todo es calma y alivio, Curicó Unido se reencontró con los buenos resultados, ya van seis partido sin perder, curiosamente desde el momento que desvincularon a Bozan de la banca técnica.

Ahora el cuadro tortero recato un punto del siempre complicado Calvo y Bascuñan, ante poco mas de 2000 antofagastinos y un cincuentenar de curicanos, los de Almandoz visitaban a los Pumas del CDA quienes venian de menos a mas, quiza acordándose tarde que tienen una de las plantillas mas caras de la B, con nombres rutilantes como el Conejo Ubilla, Nicolas Berardo, el Maucho Espinoza, y los ex torteros Fabian Cerda y Mauro Quiroga.

El primer tiempo fue muy dinamico y con llegadas de lado y lado. Curicó llegando con frecuencia al pórtico de “Actitute” con actores protagónicos como Escalante o Parada. Los Albiazules también tenían lo suyo, no solo con su temida delantera Ubilla-Quiroga, tenían a los veloces aleros venezolanos Bández y Guerra, quienes dejaban en manifiesto la debilidad en las marcas del cuadro forastero.

El partido estaba para cualquiera y finalmente fue el cuadro puma quien rugiría primero tras una falla defensiva al no despejar tras un cabezazo de Berardo al palo, finalmente fue precisamente uno de los llaneros, el guariqueño Jose Daniel Bandez, quien fusila a quemarropa.

El segundo tiempo preveía una tromba albirroja, pero los nortinos con sus nombres tenían con que matar el trámite. El desarrollo seguía parejo, pero recién la diferencia a favor de los del Cohio fueron los cambios, la entrada de Ortiz y Barrios le daban impulso a la linea ofensiva, mientras que Armijo mermaba su presencia en ataque sacando a Bandez y Quiroga por dos pivotes, allí el cuadro antofagastino dejó de atacar y se encomendaba a Cerda para mantener el 0 en el arco.

Pero muy a pesar del buen partido del formado en San Carlos, fue el propio Cerda quien termina arruinando los planes felinos, ya que al 94 un error de comunicación del golero con su defensor Díaz propició el empate que a esa hora era lo justo. Y fue el patron curicano, Matias Cahais, quien aprovecha el regalo de su ex arquero.

Final del partido y Curicó, de una manera inesperada, logra eso si un inesperado empate que lo deja completamente alejado del descenso y ad portas de pelear por un cupo al Playoff. Para los gatos, fue castigo a la mezquindad, no querer matar el partido y llevarse 3 puntos que le hubiesen servido para trepar en la tabla.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *