Curicó hace años que viene maltratando y despreciando la Copa Chile (lo llegó a decir en su momento Fredy Palma, luego de ser buitreado por Jaime García y su Ñublense), y aquello desencadenó vergonzosas eliminaciones, la mas reciente fue ante un equipo inexperto, y que debutaba en el profesionalismo, ese derrumbe ante Rengo fue el inicio del fin para Damián en el cuadro tortero.

Y después de un semestre lleno de dificultades institucionales, quiebre total con los hinchas y polémicas varias, sería la catástrofe institucional una derrota ante un equipo como General Velásquez que, a pesar que es una institución muy señera y experimentada, el plantel que tiene carece de experiencia en las grandes ligas, incluso mucho menos que sus vecinos renguinos, aún así es de los equipos mas fuertes de la Segunda, de la mano de la sapiencia de su DT Cesar Bustamante, sabíamos que podría complicar a un tortero convaleciente tras un período de pobreza futbolistica.

Y como lo decíamos antes, esta vez Curicó no iba a ser comparsa como el año pasado, y por eso Almandoz golpeó la mesa y ordenó poner lo mejor dentro de lo posible. pues dos jugadores (Vidangossy y Cahais) estaban suspendidos, ademas, la obligatoriedad de poner tres sub 23 en la titular, el recien debutado Williams Saez destacaba en la alineacion que mayoritariamente era de gala.

Mil sanvicentanos y 400 curicanos se dieron cita en el Augusto Rodriguez, los hinchas torteros dejaban claro su furia contra la gestión Romero con un lienzo agresivo dada la delicada situación del club. se auguraba un arbitraje mediocre en contra del cuadro curicano ya que tocaba saquear precisamente a un nacido en la Zona, Nicolas Pozo, quien ya desquició en una oportunidad a los torteros en el año.

Y tal como se temía, los verdes pisaban fuerte y complicaban a los torteros, el joven Saez sufría con las corridas de Fredes mientras que Diego Urzúa cuajaba uno de los peores partidos de su carrera, siendo devorado por los fieros volantes rivales, sobretodo Gabriel Castillo, uno de los canteranos del cuadro locatario. Varias chances tuvieron ellos, a pesar de sus carencias. Cueiosamente, el que mas desentonaba en el cuadro velasquino era Lucas Fierro, el único vato que tenía experiencia en liga mayor, tronquísimo.

Curicó apelaba a sus individualidades para hacer daño, como Barrios y Ortiz, en medio de los rumores de que serian “moneda de cambio” para saldar las deudas que tienen complicado al club. El primer grito, precisamente a los 26, por los mencionados, tras un centro hecho por el tenino, empalma bien el Fipe y la manda a guardar, Ortiz que fue reubicado por Almandoz como alero, desata otra vez el debate sobre el trato a los canteranos.

Pero el corajudo elenco de San Vicente no bajaba los brazos e intentaba con disparos de media distancia hacer daño, finalmente bajo ese criterio llegó el empate al 32, Castillo dispara recto al arco y Santelices, fiel a su ya acostumbrada irregularidad, se le doblo las manos con el disparo. 1-1 y otro debate que se arma en la picadora de carne, sobre la alternancia en el arco.

Los fantasmas de Rengo parecía que se avecinaban, pero esta vez aparecía la jerarquía, la seriedad, y sobretodo, la suerte para los torteros, esto luego de que en el 42 llego la primera polémica de la jornada, Jugada combinada entre Mendez y Escalante, el chaqueño recibe en clara posición de adelanto y define para el 2-1. El lineman levanta la bandera pero Nicolás Pozo le indica que el pase-gol fue de un defensa del verde, el línea corrige y valida el gol tortero ante el desconcierto de los hinchas locales. El resumen televisivo del partido del canal de Youtube de TNT le da la razón al criterio del juez, ya que Serrano fue quien habilitó a “Chiquito”, los torteros se iban en ventaja al entretiempo mientras los enfurecidos hinchas velasquinos lanzaban los anticuchos al campo como repudio a la terna arbitral.

El segundo tiempo vino con cambios de lado y lado, Bustamante sacaba al queso del plantel Fierro y mete al colombiano Jhon Alegría, quien puso potencia y velocidad al cuadro verde, Almandoz opta por poblar el mediocampo con los ingresos de Ballini y Herrera. Los velasquinos tenían varias clarisimas que inquietaron a Santelices, Juan Tobar dispara desviado por ejemplo al 51.

En el mejor momento del cuadro local, llegó el baldazo de agua fria, con un Kevin Serrano que volvió dar un pase gol al rival, luego de vencer el cabezazo a Escalante, pero el capitan velasquino Manuel Olea se demora en decidir despejar y esa indecisión lo aprovecha Harbottle que fusila a quemarropa, error brutal que pone el 1-3 en el marcador.

Curicó inmediatamente cerró el asedio local poniendo a Kennet Lara (Doble no oficial de Cobi de One Piece) y Joaquin Gonzalez, sobre el final se pudre todo cuando una mano clarísima de Ormazabal tras un disparo de Valenzuela no lo da como penal Nicolás Pozo, la furia es total en la parcialidad local, Pozo traicionaba sus orígenes, recordemos que es hermano de Pablo y Mauricio Pozo, ex referi y futbolista respectivamente, todos nacidos en San Vicente, cuando todo parecia un arbitraje localista, ocurrió lo contrario, para alivio de la siempre paranoica hinchada curicana.

Final de partido, y a pesar del amargo final, Velasquez tiene motivos para salir aplaudido por unos y otros, fue un durísimo rival para el cuadro tortero, jugadores como Alegria, Castillo o Valenzuela hicieron sufrir a los 400 hinchas curicanos, es un equipo similar a Rengo, pero a diferencia de lo del 2023, este Curicó sí se tomo en serio el tema, no se guardó nada y capitalizó las ingenuidades del cuadro sanvicentano.

Ya en fase 2, Curicó se enfrentará a Magallanes, por los dieciseisavos de final de la Copa Chile, una copa que, por fin, aprendimos que no podemos mirar en menos, ya hemos pasado demasiadas humillaciones, lo de 2023 fue el inicio de una serie de calamidades, las que hoy dia siguen golpeando la armonia del club.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *