De esta manera, La Roja terminó una Copa América para el olvido, sin marcar goles, y en el tercer puesto del Grupo A con dos unidades. El partido estuvo marcado por el polémico arbitraje del colombiano Wilmar Roldán.

 

No hubo ni gritos de gol, ni abrazos, ni festejos. Un reflejo en el ámbito internacional de la precaria realidad de nuestro fútbol, su falta de recambio, paupérrimo nivel local y una dirigencia que parece vivir una realidad paralela.

De esta manera, La Roja terminó una Copa América para el olvido, sin marcar goles, y en el tercer puesto del Grupo A con dos unidades.

El combinado nacional luchó durante todo el encuentro, pero no pudo anotar en un partido marcado por el polémico arbitraje del colombiano Wilmar Roldán.

El partido comenzó con polémica, luego del violento codazo del central canadiense Moise Bombito a Rodrigo Echeverría, que podría haber significado tarjeta roja contra el zaguero, lo que no fue advertido por Roldán ni por el VAR.

A los 20 minutos llegó la más clara de La Roja con la proyección en ofensiva de Gabriel Suazo por la izquierda, que terminó con la volea de Víctor Dávila que pasó cerca del vertical izquierdo del portero Maxime Crépeau.

Posteriormente vino el momento más complejo para los dirigidos por Ricardo Gareca, quien no pudo estar en la banca por suspensión. En una más que dudosa jugada, bajo el criterio de Roldán, Gabriel Suazo recibió su segunda tarjeta amarilla tras una débil falta contra un rival, siendo expulsado (27´).

Ante esto, Thomas Galdames ingresó por Darío Osorio para cumplir la función del lateral del Toulouse de Francia por la banda izquierda.

La llegada más clara de Canadá fue a los 37 minutos tras una mala salida del arquero Gabriel Arias que afortunadamente para Chile no terminó en la red.

En el complemento, pese a contar con un jugador menos, La Roja no se vio superada por Canadá equiparando fuerzas, aunque con carente profundidad de parte de ambos elencos. Chile movió las piezas con los ingresos de Erick Pulgar y Marcos Bolados en el entretiempo para contener las embestidas canadienses.

La única llegada de peligro fue en los 73´con un remate de Alexis con rebote, que casi complica al arquero canadiense. Mientras que los norteamericanos tuvieron la apertura de la cuenta a los 82´ por medio de Tajon Buchanan, pero Arias estuvo atento en el achique.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *