LNB: Ancud y Valdivia, Montesco y Capuleto

(Por Marco Llano M.)

Si hay rivalidades deportivas donde siempre hay sacadas de pica y todo el folclore deportivo con todas las morbosidades existentes, en el básquetbol hay 2, Osorno-Valdivia y Castro-Ancud, y últimamente Valdivia-Las Animas. Pero cuando Valdivia y Ancud se enfrentan en instancias decisivas como un Playoff nacional, cuando a simple vista parece un partido mas, termina convirtiéndose en una rivalidad mas intensa que las rivalidades tradicionales, donde se sobrepasa lo deportivo y da a lugar a situaciones realmente desagradables y patéticamente violentas.

El Antecedente entre ambos ocurrio hace dos años, en las semis de la Liga 2016 que a la postre coronó al los del Calle Calle, Tras duelo decisivo con los isleños, los forofos celestes agredieron con palos y piedras al plantel albirrojo, sobretodo a el experimentado y controvertido Erik Carrasco, un hombre que despierta solo odiosidades en Chiloé Norte.

El pasado sábado en la bombonera ancuditana, con la llave 3-2 a favor del cuadro ancuditano, los locales buscaban cerrar la llave a costa de los de Los Rios, sin embargo en un partido parejo, finalmente y en la agonia con una soberbia actuacion de Gerardo Isla, Valdivia se llevó el partido por 74-76, donde las hostilidades entre la hinchada celeste con “Cachete” eran muy seguidas, pero con el triunfo ya consumado (que forzó el juego 7 en Valdivia) se desató la euforia del osornino, casi burlesco, contra quienes lo insultaron. Quien se tomó muy a pecho estos sucesos fue el pivote ancuditano Pedro Sandoval, quien se fue corriendo al camarín visitante para agredir a Carrasco. La serie no habia terminado, la violencia tampoco.

El Miércoles fue la vuelta en un atiborrado Antonio Azurmendi. Con los valdivianos expectantes por cerrar una llave que parecia perdida. Un puñado de ancuditanos daban la cara por los celestes, entre ellos, el administrador municipal de la comuna chilota, que publicaba un tweet desde “El Galpón de Valdivia”, Concepto que traerá cola de la mala después. Vamos a lo deportivo, el partido fue peleadisimo, si bien los visitantes fueron los que tuvieron la iniciativa de la mano del escurridizo alero trasandino Pablo Bruna. Sobre el final apareció la potencia africana de los Nigerianos Kenna Mbamalu y Lotanna Nwogbo, y el manejo de… oh que casualidad!, Erik Carrasco, los de Manu Córdoba dieron vuelta el partido y la serie, 85-80, y el pase a la semifinal contra Las Ánimas.

Lo que se vivió días atrás en Ancud se vivió nuevamente en la Catedral, claro que esta vez el que recibió las hostilidades fue Pedro Sandoval, en respuesta a lo que pasó en el juego 6. A tal punto que sobre el final del partido, cuando se disponía a tirar los libres, los mas de 5000 forofos valdivianos le gritaban Al unísono “Drogadicto” al jugador isleño, lo que dejo a todos los celestes irritados, mas por ese desubicado grito que por haber perdido increíblemente la llave. Mas irritado estaba Omar Sabat, el alcalde de Valdivia, luego del famoso twitt del administrador municipal de Ancud, aquel que tildaba de “Galpón” a la “Catedral” del basquetbol (y probable casa de la Selección en la próxima ventana de las eliminatorias rumbo a China 2019) “Usted no debería trabajar en una municipalidad, eres un irrespetuoso y ademas se fue con la cola entre las piernas” respondió el edil valdiviano.

Y asi, sufriendo, luchando, y literalmente a las piñas, Valdivia se instaló en las semifinales, lo esperan del otro lado del Calle Calle, el equipito de barrio que sueña con dar el gran golpe, Las Ánimas.

Mientras tanto la llave de la conferencia centro, Leones de Quilpué y la UDEC se disputan el otro boleto a la final, tras eliminar a Puente alto y la UC, respectivamente. No es que por dedicarle un párrafo hipercorto a la Conferencia Centro es que sea intrascendente e impopular. Que sea lo ultimo eso lo sabe cualquiera, pero Intrascendente no lo es, al contrario, Quilpueinos y penquistas tambien son planteles de cuidado y tambien son candidatos válidos al título de campeón cestero de Chile.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *