Nada es imposible.

No sabemos bien si es el destino, la suerte o las energías, pero siempre que nuestra selección define algo trascendental nos toca el mismo rival, Brasil.

Hoy el destino nos vuelve a poner frente a frente, a la 20:30 horas en el estadio “Maracaná”, nuestros muchachos tratarán de torcerle, una vez mas, la mano al destino. La historia dice que Chile nunca ha ganado en la tierra de la samba por duelos clasificatorios ante Brasil, es mas, hemos recibido 17 goles y solo hemos podido anotar dos tantos.

Pero la historia puede cambiar, para esta generación no hay imposibles, es verdad el rival es Brasil, pero por ejemplo, todos decían que era imposible ganarle a Argentina, y lo hicimos, como olvidar esa mágica noche del 15 de Octubre de 2008 cuando con gol de Orellana se derroto por primera vez en 100 años a los trasandinos.

Pero no todo es tristeza en la cancha del coloso carioca, no olvidemos que en esos mismos pastos Chile derrotó a España por 2 a 0 en el mundial de 2014, con un estadio que realmente era una caldera y que nos hizo sentir como en casa.

Los clubes también han hecho de las suyas en este estadio, el primero fue Colo Colo, que el 6 de Abril de 1973, con goles de “Chamaco” Valdés y Carlos Caszely derrotaron por 2 a 1 al Botafogo.

Tuvieron que pasar 37 años para que en club chileno volviera a abrazarse en Río de Janeiro, un 14 de Febrero de 2002, Universidad Católica derroto por 3 a 1 al Flamengo con goles de Miguel Ramírez, Arturo Norambuena y Milovan Mirosevic. Estos dos primeros triunfos, albo y cruzado, fueron en el marco de la Copa Libertadores.

Flamengo nuevamente fue víctima de un equipo chileno, ahora por Copa Sudamericana, que sería obtenida de forma magistral por los azules, derrotaron un 19 de Octubre por 4 a 0 al cuadro rojinegro, comandado por el mismísimo Ronaldinho con goles de Rojas, doblete de Vargas y Lorenzetti.

Es de esperar que la selección rescate al menos un punto, para dejar las ilusiones intactas para llegar a fin de año a tierras qataríes.

Foto: RRSS Selección Chilena.

Por: Rodrigo Cáceres G.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*