El Mundial y la Salud: Conozca Las lesiones de rodilla

El esguince medial, la lesión de cartílago y el ligamento cruzado anterior son las más frecuentes. Ya comenzó el Mundial de Fútbol, una fiesta deportiva que muchos disfrutan al ver a sus equipos favoritos.

Además de ser un torneo que miles de personas esperan, lo cierto es que el fútbol es un deporte de alta exigencia física, por lo tanto, es importante realizarlo con precaución. En ese contexto, hay que tener cuidado con los movimientos, cambios bruscos de dirección y las caídas.

El Dr. Alejandro Orizola, traumatólogo experto en rodilla y medicina deportiva de Clínica Universidad de los Andes, explica que “existen altas posibilidades de sufrir una lesión al practicar este deporte. Esto ocurre porque tiene alto impacto, y muchas veces los jugadores, por impedir algunas jugadas, realizan movimientos bruscos que producen lesiones a los contrincantes”.

“Las lesiones más comunes en la rodilla son el esguince medial, la lesión del cartílago y el ligamento cruzado anterior. La rodilla es una articulación especial, ya que se apoya en músculos y ligamentos, por esa razón las patologías en esa zona son más comprometedoras”, explica el especialista. El esguince medial se produce cuando se estira o desgarran de los ligamentos. En ese contexto, se produce una torcedura de la rodilla que genera un dolor importante, inflamación y sensibilidad.

Además, existen tres grados para calificar este tipo de lesión. El primer grado se caracteriza por un estiramiento y desgarro de los ligamentos, el segundo tiene el mismo síntoma, pero se suma la inestabilidad de la articulación, y el tercero es el más severo, ya que genera un desgarro completo del tejido del ligamento. Con respecto a la lesión del cartílago, el médico indica que “se produce cuando existe una rotura del cartílago, tejido que protege la rodilla. Este quiebre se produce por golpes, sobrecargas o caídas.

Como el cartílago está diseñado para permitir que la rodilla se mueva de manera adecuada, al desgarrarse se siente un dolor constante en el área de la rótula, hinchazón, sensación de bloqueo y un rango limitado del movimiento, lo que impide correr e, incluso, caminar”. En relación al ligamento cruzado anterior, es importante tener en cuenta que éste se conecta directamente con el hueso tibia y fémur en el dentro de rodilla.

Su función es vital porque permite la libertad de los movimientos y entrega estabilidad. Las consecuencias de esta lesión son importantes, ya que “además del dolor e inflamación intenso, en muchos casos requiere cirugía y, por lo general, una rehabilitación de aproximadamente seis meses.

Quienes tienen esta patología pierden totalmente la movilidad de la rodilla, ya que además de los malestares se produce un aumento de líquido en la rodilla, que impide completamente su función”, enfatiza el especialista. Actuar con precaución y estar alertas es muy importante para evitar complicaciones.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *