¿Dulce o “Traveurzúa”? (ó, los demonios sobrenaturales estan de nuestro lado, por primera vez)

Por Marco Llano Molina

La primera vez que Universidad de Chile pisó un “potrero” fue en 1989, por entonces La Granja tenia aposentadurías para 5500 personas, y al ser la primera vez que el Chuncho estaba en Curicó, había gente hasta parada en el viejo velódromo, 8000 controladas. Aquel equipo entrenado por Kito Gutierrez y en donde destacaban nombres como Juan Martinez, Larry Aliaga, Pablo Helmo o Manuel Rocha. Los Goles de Hector Miranda y Manuel Rocha hicieron vibrar a una ciudad en medio de la lluvia. Pero de ahi en adelante, en los posteriores enfrentamientos con los laicos, esta historia jamás se pudo repetir.

Catorce partidos, de los cuales Curicó pudo rascar un empate en tres ocasiones, y el resto puros triunfos azules.

Y a pesar de que en esta oportunidad el cuadro azul venía en un momento institucional y deportivo muy delicado, no habia mucho optimismo en Curicó, los últimos cotejos el equipo de Damián no convencía y los rendimientos han bajado, por lo que habia temor de que lo que parecía Halloween en El Teniente podría terminar en Pascua de Resurrección para la U

Y esos temores empezaron a materializarse en el primer tiempo, la entrada de Barrientos y Fritz por Oyarzo y Leiva bajaron la productividad ofensiva albirroja, y los defensas andaban fuera de foco. Dentro de su mediocridad futbolistica actual, a la U le bastó con las individualidades de Larrivey, Aranguiz y Sandoval para hacer daño. El primer lapso fue un dominio absoluto del Romantico Viajero, con varias chances que afortunadamente no daban con el arco, un Curicó que hacía lo posible para perder el partido, el pitazo de Gilabert que invitaba a descansar era lo mejor que le podría pasar al albirrojo.

En el segundo tiempo, nada cambió, y los azules siguieron machacando, mientras la defensa albirroja mostraba cada vez mas flaquezas, aunque la salida de un inútil Barrientos por Leiva cambia un poco la mentalidad albirroja, y se disponía a llegar. Entonces al minuto 56 se haría justicia en el marcador, cuando de un centro de Lobos, conecta de cabeza Larrivey, llegando al 1-0.

Era la resurrección perfecta para una U que aunque sin esforzarse mucho, conseguía romper un maleficio alargado, mientras el equipo de Muñoz mostraba una de sus peores caras, viendo como es esta U, la peor en mucho tiempo, era la chance de romper el maleficio, no habia ninguna excusa, este no es un rival perdible, los hinchas albirrojos sentían que esta vez, por algun momento, que no había salvación.

Pero como dijo un ex tecnico albirrojo, con el diario del lunes es facil tirar la esponja. Porque hay que analizar muy bien a esta U, cuando se cree que esta todo bien, cuando esas luces de redencion brillan sobre el chuncho, de repente, una chispa sobrenatural, una fuerza desconocida, cambia de repente, y varias veces le ha pasado al equipo del Huevo, una pisca de mala suerte puede ser letal para una U totalmente salada.

Y Que tenía que hacer Damián para aprovecharlo?, hacer cambios, Diego Urzúa reemplazó a un Sanchez irreconocible, y ahí cambio la cosa rotundamente, porque Curicó no se amainó, y el Lontuenino cambió rotundamente la cara, buscando aprovechar esa desconocida fuerza oscura que empezaba a apagar la euforia azul, fue entonces cuando un Rush del “Zanja” Opazo encuentra un pantallazo de Harding (que reemplazo a un lesionado y naufragado Benegas) para la aparición de Yerko Leiva, que vence a De Paul, un gol que cayó del cielo, casi de “Cueva”, porque no lo merecía Curicó, como tantas veces nos pasó a la inversa, pero la banda sangre encontró premio, seis minutos despues del gol de Larrivey.

Y entonces, “Ese Espíritu Chocarrero” convertía a el equipo de Valencia, dominante hasta el gol de Larrivey, en una verdadera mortandad, de repente los jugadores azules que hicieron todo el gasto, de un momento a otro se transformaron en Zombies. ERA EL MOMENTO

Y así, de un corner servido por Leiva, al 75, encontró la cabeza de Felipe Fritz, dando vuelta la historia, 2-1, Curicó Unido daba vuelta un partido increible, insólito, Damián Muñoz, cuya debilidad son los cambios, por primera vez da en el clavo, al poner en el momento preciso a “Esa Fuerza Maligna” que en realidad era Diego Urzúa disfrazado, dejó paralizado todo al andamiaje laico, porque de allí en más, La U no se acercó más al arco de Fabián, una U sicológicamente perdida, durante estos últimos meses, eso es la U hoy, quinta derrota en linea, y el fín de una racha de 32 años y 14 partidos invicto ante el Curi.

Obviamente hay muchos aprendizajes que sacar, Yerko Leiva, lo quieran o no, es el motor de la ofensiva albirroja, Urzúa le da ese equilibrio perfecto, Fritz nuevamente da credenciales de goleador. Curicó esta cerca del objetivo, con un resultado histórico, y se iba de El Teniente con el caramelo mas dulce que podian recolectar, porque la travesura que hicieron estos chicos nos llenaron el zapallo de alegrias.

Travesura que sufrieron los azules, lo que vino después son murciélagos de la propia casta laica que se fueron a carroñear a sus propios futbolistas, dirigentes, etc, eso ya no es divertido, es que todo indica que Halloween puede venir con alargue, incluso por sobre la navidad, sobre la institución de calle El Parrón.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*